Facebook is Evil

666 Million is the number of the Beast

¿Ya la viste? Es la Lista de Bandera Negra.

769 razones para arrecharte

¿Que queda?

... ¡Están implicados!... ¿están implicadas? ...
(cantar en ritmo de tango bolichero).

El PODER POPULAR dijo NO -Bandera Negra, diciembre 2007


*******
- Estamos en plena reestructuración y relanzamiento - pronto estaremos diseñando y poblando los vínculos. uff!
- Seguimos organizando y preparando las batallas hasta la victoria del 23 de noviembre de 2008, que será aun mas importante que la del dos de diciembre de 2007.
- No se, las encuestas tienen muy poca respuesta... pierdo el interés... nueva encuesta... ¿o no?

Lo que estoy leyendo...

domingo, noviembre 11, 2007

Tres escenas para rebeldes (del dia 2d)

1


El hombre se levanta, prende la TV con las noticias de las elecciones del día. HOY NOS JUGAMOS EL FUTURO anuncian escandalosas noticias en casi todos los diarios de la mañana. Una ducha rápida y apaga la TV, y enciende la radio de transistores de Griselda, que junto con resto de la familia, duerme. Mientras calienta el café que le dejó la vieja, prende una vela a Don Rómulo, en el altar que les dejó el abuelo, un exilado español anarco-sindicalista, en su última etapa de fervor religioso. Miró la hora, sale con tiempo suficiente para tomarse un café decente en la panadería de la esquina...

Viste la camiseta del Bayern de Munich...

2


Una chica vestida de rojo, con una cachucha roja de los toros de Chicago, se acerca a uno de los soldados y conversa con ellos mientras les convida café de un termo. Saca una cajetilla de Astor Rojo y enciende un cigarrillo coqueta. El soldado le habla y ella le entrega el encendedor. Pronto llega el gentío, abren las puertas. Al rato, sale ella. El sudor agobia a los soldados y le ofrece agua de otro termo. Le regala la cachucha al soldado mas jovencito. Nuevamente saca un cigarro, y entre los soldados se pelean para encendérselo.

Repentínamente, sale uno de los soldados de adentro y les informa que hay una situación extraña. El comandante del escuadrón entra al patio del centro electoral y ve a una barrera de ciudadanos mirando a la entrada. Nadie hace cola, nadie vota. La chica de rojo le llama la atención.

- ¡Tienes que dispersarlos!, le dice tomando el casco que tiene en la mano y tomando su fusil. Al entrar son rodeados por otros ciudadanos todos vestidos de rojo, que los desarman y los toman rehenes...

Casi como una epidemia, los soldados empiezan a tener dolorosos retortijones. Los de afuera, temiendo haber sido envenenados, corren por las aceras introduciendo los dedos en la boca y provocando el vómito.

Cuando la situación regresa a la normalidad, en la puerta hay un anciano de largo cabello, con una lista de peticiones....

3


- No, oficial. Nosotros no vinimos a votar, vinimos a reunirnos, a hablar.

- Yo sólo cumplo órdenes, maestro, repitió otra vez el comandante del destacamento. "Mejor que se vayan dispersando."

- Por qué? volvió a preguntar el viejo de largo cabello. "Acaso alguien ha protestado? ¿Tu vez gente haciendo cola?" Con la mano le deja ver el interior del recinto, y luego se asoma afuera como buscando a la gente mas allá de las barricadas de la Guardia Nazional.

El viejo quedó callado un rato. "Lo mejor, mi comandante, es que se retire y anuncie a sus superiores que todo funcionó sin novedad..."

El soldado, después de un mes de operaciones de baja intensidad constantes en todo el territorio nacional, esta agotado. Tiene semanas sin ver a su familia y a sus amigos. No ha podido acostarse a ver las noticias. Puro cuartel, plomo y gases venenosos, y chorros de agua, y pedradas. Las fotos las repiten morbosamente en las páginas de internet que, en los pocos momentos de esparcimiento, leen en secreto los soldados. Pareciera anacrónico, pero en éste mundo de mangueras, interesan mas las opiniones que la pornografía. Hasta pa' eso falta el tiempo, pensó.

Detrás suyo, una fuerza armada hasta los dientes entrenada para acabar con estas cucarachas en minutos. Y sin embargo, algo en el viejo le impide actuar. Para empezar viste una ruyida bata de casa, pantuflas igualmente ruyías y no suelta una taza de café humeante. Su cabello es largo y blanco como la nieve, pero lo carga suelto y despeinado. Su barba es la de una persona que no se afeitó durante el fin de semana. Desde el primer momento fue el vocero de los ciudadanos rebeldes. No parece participar de las decisiones, y cada vez que desde adentro escalan, se muestra sorprendido y se retira gritando improperios, mientras se excusa de los negociadores por la inesperada conducta.

Y al salir de nuevo, cambian las exigencias. ¿Cómo había logrado introducir la camper destartalada adentro, todavía no lo podía entender el comandante? ¿Como lo justificaría a sus superiores? ¿Y, sin embargo, él mismo había dado la orden de permitir el paso. Esto fue una concesión a la que se vio obligado luego que los gases lacrimógenos sólo afectaran la parte exterior del edificio. Los ciudadanos habían encendido unos ventiladores industriales que habían sido colocados para controlar el calor durante el proceso comicial. Celebraron bailando joropo en los salones del plantel "liberado."

Con la mirada llamó al sargento y éste se acercó para conferenciar de cerca.

- ¿Usted que opina García?
- Yo no se, jefe, pero yo no me siento en peligro. La radio se cayó hace rato, no hay agua y electricidad. Ellos, tienen planta de gasolina, y nos han regalado el triple de agua que teníamos para todo el día nosotros... Se detuvo cuando el comandante se le enfrentó.

- ¡Nosotros tenemos balas!

- Si usted manda, jefe. Dijo el sargento sosteniendo la mirada de su superior. "Pero mis hombres estan agotados como estamos agotados todos..."

El comandante nuevamente se volteó hacia la puerta del centro electoral. Ni sé cuantas armas tienen ellos -además de las que nos quitaron como corderitos al principio.

El día va a ser largo...


Salud,

*******


2 Derecho de Réplica:

Alain dijo...

No a la Reforma....Voten No

Bandera Negra dijo...

seguimos adelante
la jauría retrocede

gracias por tu comentario