Facebook is Evil

666 Million is the number of the Beast

¿Ya la viste? Es la Lista de Bandera Negra.

769 razones para arrecharte

¿Que queda?

... ¡Están implicados!... ¿están implicadas? ...
(cantar en ritmo de tango bolichero).

El PODER POPULAR dijo NO -Bandera Negra, diciembre 2007


*******
- Estamos en plena reestructuración y relanzamiento - pronto estaremos diseñando y poblando los vínculos. uff!
- Seguimos organizando y preparando las batallas hasta la victoria del 23 de noviembre de 2008, que será aun mas importante que la del dos de diciembre de 2007.
- No se, las encuestas tienen muy poca respuesta... pierdo el interés... nueva encuesta... ¿o no?

Lo que estoy leyendo...

sábado, julio 23, 2005

Luchando con fantasmas

Otra vez nuestros líderes le han declarado la guerra al sentido común. E, igual que sus antecesores, los Luis Hererras, los Carlos Andreses, los Estálines, y, por supuesto, los Fideles, esta guerra también la van a perder.

Al principio aparecerán orgullosos dando discursos sobre la montaña humeante de los cadáveres, en campos de batallas que parecerán haber ganado. Como sucedió con la de Santa Inés, en donde ganó el poder, pero perdió la escasa legitimidad a los ojos del pueblo cuya soberanía tuvo que eliminar.

No hay duda que al final va a perder la guerra. Esta es una guerra en la que el enemigo, anciano, solo muestra la cara en forma de extraños símbolos, teorías y leyes. El enemigo no viste fatigas camufladas ni necesita fusiles. No tiene estrategias ni necesita lemas para convencer a sus legiones.

Pero siempre gana.


Esta es la guerra en contra de la economía, la guerra en contra de lo que llaman con desprecio, la mano invisible del mercado. Siempre ellos, los falsos mesías de los pobres, comienzan tomando las mismas medidas. Primero controlan los precios, y así creen que con esta decisión burocrática impiden el normal desarrollo de la actividad humana. Luego deciden controlar el acceso a la moneda. De esta manera, creen que pueden reprimir el precio de las divisas, que es un bien como cualquier otro.

Como el monstruoso tamaño de las burocracias que necesitan para mantener su estado de beneficiencia siempre necesita mas dinero, entonces cometen el crímen mas bestial de todos y deciden ponerle la pata a las reservas internacionales. Destruyen la independencia del Banco Central porque creen que sus decretos tiene mas poder que la realidda. Igual que cuando un dictador cree que el monopolio de la fuerza es suficiente para mandar, y por ello siempre temen mas que a nada a la opinión.

Pero entonces el mercado responde, como siempre lo hace cuando se rompe el equilibrio. Esa sensación de seguridad falsa que sienten los falsos profetas de la nueva economía socialista se ve quebrantada cuando suben los precios, aun controlados. Cuando aparecen reportes de una enfermedad que no entienden, y que los profetas del desastre llamamos INFLACION.

Son los pobres, a quienes los falsos profetas dicen amar, y con cuyos leyes y decretos y discursos dicen proteger, esos desarrapados olvidados por la sociedad y dejados de lado por la injusticia, los que ponen su esperanza en las promesas de una vida mejor y que creen haber llegado al fondo del abismo, repentinamente descubren que siempre se puede caer mas abajo. De la miseria pasan a la desnutrición y de allí a la muerte anónima.

Para reparar el daño que crearon estos criminales ignorantes en nombre de una ideología fracasada, llegan otros señores a recoger los pedazos. Y cuando liberan la economía, para librarla de las causas del cáncer, la reacción es a menudo peor que la enfermedad. Se disparan los precios, y de la miseria pasan a otra miseria que no pensaban que podía ser peor.

Desplazados del poder por su criminal ideología, los falsos profetas se refugian en sus mansiones, adquiridas a punto de decretos criminales, viajan en sus aviones privados, montan en sus limosinas que pagaron los pobres con su sufrimiento infinito y acusan a los sanadores de ser los culpables del desastre que ellos, en su aberración tercermundista, crearon desde el púlpito de un programa de variedad política semanal. Desde sus cátedras surgirán nuevos Mazas Zavalas con sus teorías equivocadas y serán invitados por los falsos profetas del futuro para alimentar sus postgrados llenos de atraso y mentira.

El pueblo ignorante, quizá repita la historia y les vuelva a colocar en el poder. El pueblo ignorante quizá vuelva a escuchar las promesas siempre rotas. Les hablarán de una nueva era en la que, esta vez si, reinará la justicia, la prosperidad y la felicidad. Y estarán allí acechando como hienas hambrientas la nueva oportunidad de hundir sus colmillos sobre la yugular del pueblo.

Recuerden esto cuando el Goriloro, desde sus cuarteles de invierno, que no van a ser nunca mas una choza en Sabaneta, les empiece a hacer las mismas promesas que traicionó hoy.

Pero ahora estamos al comienzo de la guerra. Cuando las batallas las gana, aparentemente, sin oposición. Y la mano peluda e invisible del mercado les acecha a cada paso, en cada esquina les espera dispuesta a hundirles una daga que pronto estará derramando realidad.

Realidad roja como la sangre.

¡Bang!

0 Derecho de Réplica: